fbpx
Select Page

El enrollo de la Autoestima

Mucho se habla y se ha hablado sobre éste tema: consejos, claves para fomentarla, distintas técnicas, etc, etc….La pregunta es: Porqué cuesta tanto adquirirla?. Qué es lo que finalmente impide tener una buena autoestima?.

Para ello debemos comprender de qué estamos hablando cuando mencionamos este tema. Básicamente es lo que sientes y piensas de ti mismo en todo momento y todo lo que piensas de ti mismo incluye tus propias creencias, tus percepciones.

Esto significa que es “subjetivo” y que por esa condición pueden cambiar…

Es importante recordar que “no nacemos ” con autoestima (ni con defectos ni con virtudes). La autoestima es creada en los primeros años de nuestra vida y es en la pubertad y adolescencia donde se reafirma. Por eso es de vital importancia la enorme responsabilidad que tenemos los padres de entender éste proceso de formación del mismo, ya que es clave en el desarrollo de toda persona.

Una baja autoestima afecta en TODAS las áreas de nuestra vida, nos sentimos incapaces de superar los obstáculos que la vida nos pone adelante. En la baja autoestima le damos cabida a pensamientos que pueden llegar a ser muy dañinos, altera nuestras emociones y hasta nuestra salud…

 

Cómo influye la autoestima en la toma de decisiones:

 

“Si de pequeños nunca nos dejaron elegir…en nuestro presente no sabremos tomar nuestras propias decisiones”

Durante los primeros años de nuestra vida, todas nuestras decisiones están guiadas por nuestra biología, es decir, hay una correspondencia absoluta con nuestras necesidades. A medida que vamos creciendo, en ocasiones vamos perdiendo esa conexión con nuestro interior por diferentes motivos: mandatos familiares, religiosos, culturales, etc, provocando una segmentación entre el cuerpo y la mente.

Me refiero a la infancia concretamente, porque es en esta etapa donde se marca nuestra autoestima. Si en nuestros primeros pasos por la vida nos sentimos apoyados, motivados, acompañados y contenidos, el resto de nuestra existencia podremos confiar en nuestro criterio a la hora de tomar decisiones. Pero si por el contrario, no somos tomados en cuenta, los demás eligen por nosotros, perdiendo ese nexo con nuestro interior, alejándonos de nuestros deseos y necesidades, acarreando inseguridades para tomar las riendas de nuestra vida.

“DECISIÓN Y AUTOESTIMA, están íntimamente ligados y con ella el equilibrio emocional.”

Una baja autoestima provoca inestabilidad, vacilación en nuestras emociones y un desconocimiento de nuestras necesidades. El efecto de todo esto es nefasto para la persona, porque bajo estas circunstancias, se focaliza hacia el exterior, nuestras iniciativas estarán bloqueadas porque nos sometemos a la opinión de los demás. La mirada del otro tiene un peso determinante en todo lo que hagamos.

Es importante que puedas darte un tiempo, el necesario, para contemplar tu interior y revisar cómo está tu propia valoración sobre vos misma/o. y preguntarnos:

· ¿Cuántas veces buscamos afuera aquello que deberíamos buscar en nuestro interior?

· ¿Cuántas veces nos olvidamos de conectarnos con nosotros mismos?

· ¿Cuántas veces intentamos ser como otros quieren que seamos?

· ¿Te quieres?

· ¿Te valoras?

· ¿Qué te gusta?

Éstas son algunas de las preguntas que podemos hacernos cada vez que nos percibamos tristes o que tengamos que tomar una decisión.

 

Qué hacer entonces?

 

Comprender que la autoestima no puede depender de tus resultados, porque éstos pueden ser positivos o negativos, ni mucho menos depender de alguien…está en uno como cualidad natural , es un estado interior de amor profundo por uno mismo y por los demás.

Por lo tanto todo empieza en uno mismo, anteponer nuestras propias necesidades no es un acto de egoísmo. “Todo lo que nos aleja de nosotros mismos es un gran acto de sabotaje a nuestro ser”. 

Si estás aquí porque tienes una autoestima baja o porque quieres mejorarla y sentirte mejor contigo mismo, te ofrecemos éste espacio para poder trabajarla.

Nos encantaría saber tu opinión y poder compartir tu experiencia .

Si algo de lo dicho anteriormente pudo movilizarte, revisar y registrar como te estás sintiendo, podemos decir que nuestro trabajo esta realizado y por eso te decimos: “Gracias por estar”.

Alicia y Roxana.