fbpx
Select Page
BIOGRAFÍA DEL MENTOR Y PROMOTOR DEL COUNSELING (CARL ROGERS)

BIOGRAFÍA DEL MENTOR Y PROMOTOR DEL COUNSELING (CARL ROGERS)

BIOGRAFÍA DEL MENTOR Y PROMOTOR DEL COUNSELING
CARL ROGERS (1902-1987)

. Hasta el día de hoy no les habíamos contado los orígenes de nuestra profesión, el “Counseling”, queremos de esta manera acercarlos a su creador.
. El nombre de Carl Rogers es ampliamente conocido en el mundo de la psicología. Uno de los pioneros de la psicología humanista y creador de la terapia centrada en el cliente, terapia en la que se basa fundamentalmente el “Counseling”.
. Esto que les vamos a contar no lo van a encontrar plasmado por escrito en su biografía si la buscaran en google, pero nos pareció tan importante y tan sencillo de explicar como se dió origen al “Enfoque Centrado en la Persona” que no lo queremos guardar para nosotras, sino compartirlo con nuestra hermosa comunidad.
. En el año 1928, Carl Rogers, fué contratado como psicólogo en la Sociedad de Rochester para la Prevención de la Crueldad Infantil, en el que trabajaría aspectos como la prevención de los delitos en jóvenes en riesgo de exclusión social y con distintas problemáticas y del que llegaría a ser nombrado director.
. En una de esas sesiones, trabajando con un adolescente y su madre, finalizado el encuentro, al despedirlos como lo hacía habitualmente se encuentra con la sorpresa que la madre lo llama y le dice: “Le quiero hacer una pregunta, ud no me podría atender a mí?”, Roger sorprendido después de unos minutos le responde: “Sí, que no habría ningún problema”.
. Fué en ese momento que vió la necesidad de cambiar su manera de trabajar y poner el foco en la persona y en todo lo que ella representa, quien mejor que aquel que está atravesando un conflicto o una crisis vital para mostrar el camino que debe seguir para su sanación.
. Así es como dió un vuelco en su manera de tratar a sus pacientes, confiando plenamente en sus capacidades, en sus herramientas, le otorgó de esta manera el “poder al consultante”, la sabiduría y acompañó este proceso de darse cuenta que en cada uno de nosotros está esa potencialidad de resolver, de cambiar, de tomar las decisiones que creamos convenientes y vivir una vida plena y en salud. Dejó de llamar pacientes y en su lugar adoptó cliente o consultante.
. Después de haber compartido este pequeño relato les dejamos a su disposición más de la biografía de Carl Rogers para que conozcan detalladamente su historia de vida.

. Carl Ransom Rogers (8 de enero de 1902 – 4 de febrero de 1987) psicólogo. Nació en Oak Park, Illinois, Estados Unidos. Promotor del enfoque humanista en psicología junto a Abraham Maslow. Rogers se crio en un barrio de Chicago, pero luego, en 1914, decidió buscar una vida más tranquila marchándose al campo para dedicarse a la agricultura y a la crianza de animales. Motivado por la vida en el campo, en 1919 decidió empezar estudios en la Facultad de Agricultura en la Universidad de Wisconsin-Madison. Pero, su vida de un vuelco importante al cambiar sus estudios por los de Teología en un seminario.
. Desde joven tuvo una actitud aventurera y arriesgada, en 1922 decidió viajar al continente asiático, especialmente a China con un grupo de estudiantes americanos con el fin de participar en una conferencia internacional organizada por la Federación Mundial de Estudiantes Cristianos. Fue una experiencia significativa para él porque tuvo el privilegio de confrontar dos culturas totalmente distintas, la occidental y la oriental, a partir de esa experiencia Rogers cuestionó muchas cosas de su vida. Al regresar a Estados Unidos, se graduó de la Universidad de Wisconsin en Historia y luego ingresó en el Seminario Teológico en Nueva York.
. Pero no terminó dichos estudios ya que prefirió entrar a la Universidad Columbia para adelantar sus estudios en psicopedagogía en la donde obtuvo su doctorado en 1931. En realidad, parece que la sed de conocimiento de Rogers era insaciable, inició estudios en el Institute for Child Guidance de New York, luego pasó al Child Study Department de Rochester a donde llegó, toda esta travesía intelectual es comentada en su libro «El proceso de convertirse en persona». En toda esta etapa su esposa Helen Elliot fue muy estimulante. Se influyó por las teorías de Otto Rank y la corriente europea del Existencialismo.
. Rogers publicó en 1939 su primer libro: The Clinical Treatment of the Problem Child. Gracias a esta publicación obtuvo una cátedra de psicología clínica en la Universidad Estatal de Ohio. Años después, fundó las bases para el movimiento de la Psicología Humanista esto quedo consignado en su libro Counseling and Psychotherapy (1942), además adelantó sus estudios en terapia centrada en el cliente. Dos años después, se mudó de nuevo a su ciudad natal para la finalidad de fundar el primer counseling center, en el que efectuó su terapia y realizó investigaciones.
. Fruto de ellas es su nuevo libro, Client-centered-Therapy, podemos decir que este texto muestra el pensamiento de Rogers de la manera más contundente. En este libro el autor quiso profundizar y ampliar las cuestiones tratadas en Counseling and Psychotherapy. Rogers logró el puesto como catedrático en Psicología y Psiquiatría de la Universidad de Wisconsin. En su departamento de psiquiatría Rogers experimentó con pacientes psicóticos, obteniendo óptimos resultados que publica en 1967 en su libro The Therapeutic Relationship and its Impact: A Study of Schizophrenia.
. Prefirió dejar de lado la enseñanza para fundar algunos centros de estudio y de investigación como: Western Behavioural Science Institute de La Jolla, el Center for the Study of the Person y, sucesivamente, el Institute of Peace para el estudio y la resolución de los conflictos. Rogers se dedicó a la dirección de estos institutos hasta la fecha de su muerte. Este personaje asombró al mundo de la ciencia cuando implementó por vez primera las prácticas supervisadas.
. Ahora bien, lo interesante de sus teorías es que no solo son aplicables para las interacciones entre el terapeuta y el cliente, sino también en todas las interrelaciones humanas. La terapia rogeriana contrasta con las perspectivas psicológicas manejadas por Freud y las sociales de Alfred Adler y de Albert Bandura. La situación es que Rogers, a diferencia de los anteriores, supone la relación entre el cliente y el terapeuta como un elemento necesario para que se desarrolle el saneamiento del consultante. Para Rogers es necesario los elementos de escucha empática, congruencia en el consejo y la aceptación incondicional, se intenta promover un ambiente libre de amenazas donde el cliente pueda expresarse libremente. Rogers desarrolló una teoría llamada la Teoría de la personalidad.
. Rogers fue el padre de la no directividad, así que realizó varias afirmaciones en las que expuso que el clima psicológico de libertad favorecía el desarrollo pleno del individuo, y lo más importante generaba autenticidad. En cuanto a la enseñanza y el aprendizaje Rogers afirmó que el papel del educador era fundamental en la trasmisión del conocimiento, el profesor tiene la responsabilidad de crear el clima inicial, comunicar confianza, y motivar a esto le denominó “comprensión empática”.
. El planteamiento fundamental de Rogers exponía que la educación tenía como objeto ayudar a los alumnos a convertirse en individuos capaces de tener iniciativa propia para los retos del día a día, además de ser responsables por sus acciones para alcanzar sus propios objetivos. Realmente, los postulados de este psicólogo estadounidense fueron fundamentales para el desarrollo de la psicología y la pedagogía. Por ello, fue catalogado como uno de los psicoterapeutas más influyente de la historia, por delante de Albert Ellis y Sigmund Freud.
. Sus obras fueron muy importantes y actualmente siguen siendo muy consultadas: El tratamiento clínico del niño problema (1939), Orientación Psicológica y Psicoterapia (1942/1978), Psicoterapia centrada en el cliente (1951), El proceso de convertirse en persona (1979), Una afirmación apasionada (1969), Libertad de aprender (1969), Grupos de encuentro (1970), Psicoterapia y relaciones humanas (1971), Psicoterapia centrada en el cliente (1972), El matrimonio y sus alternativas (1972), El poder de la persona (1977), Orientación psicológica y psicoterapia (1978), Persona a persona (1980), El Camino del Ser (1980) y por último La persona como centro (1981). Algunos años después Rogers falleció, el 4 de febrero de 1987.

Esperamos que este artículo haya sido de interés y si quieren dejarnos algún comentario, será muy bienvenido.
Gracias a todos por leernos

Clr Roxana Durán
Clr Alicia Varela

 

YO, ME CONOZCO?

YO, ME CONOZCO?

YO…¿ME CONOZCO?

Dedicado a mi hija Eva

Tenemos que atrevernos a ser nosotros mismos, por más aterrador y extraño que este YO pueda llegar a ser”.
” May Sarton”

– Resulta irónico interrogarnos si nos conocemos o porqué se hace difícil llegar a ser nosotros mismos. La respuesta es sencilla y la única posible: MIEDO. Pero miedo a ¿qué cosa?, a descubrirnos, a ver cómo realmente somos.
– Conocerse es un proceso que siempre está en movimiento y en constante cambio. El autoconocimiento plantea el revisarse, registrarse y observarse, ya que nos conduce al camino del poder ser.
– Nos conocemos quizás más superficialmente, nuestro “yo” parcial, incompleto o fingido es el que creemos que realmente somos. Desde la infancia vamos incorporando valores, creencias, costumbres que van determinando nuestra visión del mundo. Muchas veces seguimos “esos mandatos recibidos” sin cuestionarlos, quizás porque estemos de acuerdo y otras veces no tanto y es aquí donde comienzan a surgir incomodidades internas, vacíos, enojos, impotencia, broncas…
– Cambiar es algo que da miedo. Para reconocerlo, lo primero es darnos permiso y habilitarnos para tener esa mirada hacia uno mismo.

* Aceptar que no eres perfecto y permitirte equivocarte

* Intentar camuflar tus defectos y debilidades

* Entender que somos vulnerables

* Asumir los errores

* Agradar a todos es algo IMPOSIBLE

– Ésta es una lista muy simple para empezar a reconocerte. Claro que es difícil revertir cosas que tenemos tan incorporadas, que las hacemos inconscientemente…pero, ¿te pusiste a pensar lo que te estás perdiendo?
– Actuar o vivir como quieren los demás, afianza nuestras máscaras de ese yo que no es real.
– La senda del conocerse es ardua, frustrante, problemática…pero ese es el precio que se paga para ser uno mismo. Es importante que quede claro este punto, porque cuando empiezan a aparecer estos sentimientos de “fracaso”, el miedo vuelve a apoderarse y regresa a su estado originario ya conocido, si están en terapia pueden abandonar, etc.
– Elimina la idea de que los errores y las equivocaciones son algo de lo que deberíamos avergonzarnos. La autoexigencia de hacer todo perfecto, es una carga muy pesada, no son más que creencias que vos mismo te contás una y otra vez…y sabés qué, todo, absolutamente todo te lo llevas al cuerpo, de que manera: con angustias, mal humor, desganos y un sinfín de síntomas que van apareciendo.

¿Cómo salir de esto?

– Comenzando por potenciar todo aquello que reconozcas como fortalezas, mientras asumes tus debilidades. Admitir esto es decisivo para revertir este falso aprendizaje que tenemos sobre nosotros mismos.
Aristóteles dijo: “Conocerse a sí mismo es el principio de toda sabiduría”…aquí radica la base desde donde mirar el mundo, poder decir “ éste soy yo” con nuestras luces y sombras.
– Para ello tenemos un gran aliado,” la inteligencia interpersonal”, muchas veces lo creemos innecesario pero cuando aprendemos a conocernos podemos ir mejorando nuestras emociones, nuestra mirada hacia nosotros mismos y hacia los demás.
– Al leer éste artículo me encantaría que te permitas hacerte preguntas y que puedas tomarte el tiempo necesario para responderlas, porque son sólo para vos. No hay nadie en este mundo que pueda responderlas …

* ¿Hasta qué punto te conocés?

* ¿Te hiciste alguna vez ésta pregunta?

* ¿Qué es lo que más te gusta de vos?
* ¿Qué es lo que menos te gusta?

– Parecen simples, y lo son…pero cada una de ellas encierra tanta profundidad, y lo más interesante es que nos lleva directamente hacia nuestro interior, porque ahí se halla el verdadero poder.
La psicoterapia puede llegar a ser un camino válido para saber quiénes somos realmente, porque una vez despejada esa incógnita vendrán otras preguntas: qué quiero?, qué deseo?, dónde quiero estar?, con quién quiero estar?. Para que tus respuestas sean auténticas y verdaderas, no dudes en iniciar este viaje de transformación.

– Estamos para escucharte y acompañarte…

– Qué te parece la propuesta, ¿te animás?

– Dejanos tus comentarios con gusto los leeremos

Alicia y Roxana
“Consultoras Psicológicas”

Las tan esperadas o “no”, fiestas de fin de año.

Las tan esperadas o “no”, fiestas de fin de año.

Llega la Navidad y, con ella, sus rituales: las lucecitas, el árbol, las reuniones familiares, el amigo invisible… Todo el mundo está contento, o al menos lo parece, excepto vos. Puede que este año no te haya ido muy bien, (el 2020 fue un año atípico para todos, en general), puede que hayas perdido a un ser querido, o que simplemente estas fechas te pongan triste. No pasa nada, no sos un bicho raro. Tengas en cuenta que las celebraciones de fin de año aumentan los niveles de estrés y ansiedad y, en algunas personas, provocan un profundo sentimiento de angustia.
Si el clima navideño te desanima sin una razón específica, se recomienda analizar si se debe a algo que uno lleva arrastrando desde hace tiempo, como un duelo, o a un acontecimiento específico de los últimos días. “Es importante reflexionar sobre eso para decidir cómo abordar el problema”. Lo que no se puede hacer es sentirse culpable o disimular el estado emocional.
Tenemos tan integrada la asociación “Navidades-Felicidad” que no nos permitirnos ser conscientes de qué “nos ocurre” y lo escondemos rápido en un cajón con llave porque pensamos que ‘es una tontería’, ‘ya pasará’, ‘tengo que estar feliz’. Eso solo hace que nos sintamos raros por nuestros sentimientos y no nos conectemos con la realidad”.
La solución no es, sin embargo, aislarse, sino todo lo contrario. Es conveniente potenciar la red de apoyo social, amigos y familiares, y priorizar una comunicación personal y cara a cara. “En vez de enviar un mensaje de ‘felices fiestas’ por WhatsApp, queda para un café con alguien cercano”, por darte un ejemplo.
No es momento de enfrentarse a grandes situaciones, si acaso solo pequeños objetivos, acorde a la situación, ritmo y necesidades de cada uno: “Vos decidís qué hacer con tu Navidad”.
Decidas participar en una gran cena familiar, hacer una celebración más intimista con pocas personas o incluso pasar de todos los clichés y ocupar los últimos días del año con otras actividades, lo importante es hacerlo libre de presiones. Y para ayudarte a encauzar la situación, aquí va una pequeña guía de supervivencia navideña:

  • Para empezar, no idealices las Navidades, despégate de las expectativas inculcadas. Tené en cuenta que los anuncios navideños son publicidad, no documentales.
  • Frena los “debería” y “tengo que” y decí “no” ante lo que te sobrepasa. No te llenes de presión.
  • Simplifica las compras, celebraciones y compromisos. Olvida los detalles y céntrate en quienes son importantes para vos. Apóyate en las personas de confianza.
  • Tratar de compartir esta época con las personas más cercanas, sin reproches ni condiciones, es un buen paso. Proponé acuerdos.
  • Si, al final, decides celebrar con amigos o familiares, evita los temas de conversación controvertidos, sean asuntos familiares delicados o temas políticos pasionales.
  • Tené en cuenta el equilibrio y recordá encontrar tiempo para el ocio y la atención personal. Toma un rato, una porción de cada día para conectarte con vos mismo y entender cómo estás, qué sentís y qué necesitás.
  • Por fin, tené paciencia con vos  mismo y con tus propias emociones.

 

Qué hacer, si no logro transformar ésta situación?

Lo primero es reconocer que “existe” un problema y no la manifestación de una excentricidad.
Hay que identificar las causas, y en caso de que se encuentren o que al menos se infieran, hay que buscar ayuda profesional.
La época navideña es apenas una homogenización de sentimientos, basados en el calendario, más no sobre factores decisivos en la vida de una persona.
Busquemos el tiempo y la manera de priorizarnos, siempre es un buen momento para cuidarnos, para tenernos en cuenta, para sentirnos valiosos y únicos.
Insisto con lo expresado anteriormente, si no “podés” hacerlo sólo/a busca ayuda profesional, lo que no “podés”, es seguir postergando la posibilidad de ser “quien querés ser”, no lo olvides.
En éste espacio estamos para acompañar esa búsqueda, para pensar juntos en las miles de posibilidades que se nos presentan y que no podemos ver, o simplemente sentimos que no son para nosotros, que no están a nuestro alcance y que por miedo, enojo, etc no somos merecedores de ellas.
Eso no es así, todos tenemos la capacidad de transformar esos momentos en oportunidades.

“Si venimos a esta vida a ser felices, que nada nos distraiga.”.

Nos interesa escuchar tu opinión, si éste artículo fué de tu agrado.

Gracias.

Roxana y Alicia

 

Para qué, ir a  terapia?

Para qué, ir a terapia?

Tomar la decisión de hacer terapia implica sortear muchos obstáculos,” el mayor de ellos es uno mismo”, quizás por prejuicios, miedos, malas experiencias.

Muchas veces se escucha decir “ya lo sé”, “sé lo que tengo que hacer” y no hacemos otra cosa más que poner excusas, mientras vemos repetir las mismas situaciones, relaciones, vínculos, conflictos sin resolver, vacíos interminables.

Las preguntas que quizás deberíamos empezar a hacernos entre tantas serían: ¿Es así como quiero vivir ésta vida? ¿Merezco lo que me pasa? ¿Es posible cambiar? ¿A qué le tengo miedo para no ir terapia?.

Pero este artículo se titula “Para qué”. Como consultoras psicológicas te podemos asegurar que existen diversos motivos, razones válidas y esperanzadoras para tomar esa valiente decisión porque siempre se está a tiempo.

Para empezar, comentarte qué significa “hacer terapia”:

– Es un encuentro, pero no con el terapeuta, sino con uno mismo.

– Es tener la posibilidad de encontrarnos con nuestras emociones.

– Es mirarnos hacia nuestro interior, reconociendo nuestras luces aceptando también nuestras sombras.

– Es un espacio donde se puede generar la oportunidad de transformación de tu ser.

Es fundamental que tengas algo muy en cuenta:

Cada consultante hace  ” lo que puede, cómo puede y cuándo puede”. A nadie se lo puede obligar a hacer un proceso, pero hay un momento, muchas veces llamado crisis, en que tenemos que tomar la iniciativa de pedir un turno con un especialista porque nos damos cuenta que solos en determinadas circunstancias no se puede.

. ¿Qué te pareció el artículo?, ¿Te sentís reflejado/a en algo? Este es un espacio abierto a las inquietudes, dudas y preguntas que vayan surgiendo.
. Estamos aquí para escucharte. Gracias!!

Alicia y Roxana

El enrollo de la Autoestima

El enrollo de la Autoestima

El enrollo de la Autoestima

Mucho se habla y se ha hablado sobre éste tema: consejos, claves para fomentarla, distintas técnicas, etc, etc….La pregunta es: Porqué cuesta tanto adquirirla?. Qué es lo que finalmente impide tener una buena autoestima?.

Para ello debemos comprender de qué estamos hablando cuando mencionamos este tema. Básicamente es lo que sientes y piensas de ti mismo en todo momento y todo lo que piensas de ti mismo incluye tus propias creencias, tus percepciones.

Esto significa que es “subjetivo” y que por esa condición pueden cambiar…

Es importante recordar que “no nacemos ” con autoestima (ni con defectos ni con virtudes). La autoestima es creada en los primeros años de nuestra vida y es en la pubertad y adolescencia donde se reafirma. Por eso es de vital importancia la enorme responsabilidad que tenemos los padres de entender éste proceso de formación del mismo, ya que es clave en el desarrollo de toda persona.

Una baja autoestima afecta en TODAS las áreas de nuestra vida, nos sentimos incapaces de superar los obstáculos que la vida nos pone adelante. En la baja autoestima le damos cabida a pensamientos que pueden llegar a ser muy dañinos, altera nuestras emociones y hasta nuestra salud…

 

Cómo influye la autoestima en la toma de decisiones:

 

“Si de pequeños nunca nos dejaron elegir…en nuestro presente no sabremos tomar nuestras propias decisiones”

Durante los primeros años de nuestra vida, todas nuestras decisiones están guiadas por nuestra biología, es decir, hay una correspondencia absoluta con nuestras necesidades. A medida que vamos creciendo, en ocasiones vamos perdiendo esa conexión con nuestro interior por diferentes motivos: mandatos familiares, religiosos, culturales, etc, provocando una segmentación entre el cuerpo y la mente.

Me refiero a la infancia concretamente, porque es en esta etapa donde se marca nuestra autoestima. Si en nuestros primeros pasos por la vida nos sentimos apoyados, motivados, acompañados y contenidos, el resto de nuestra existencia podremos confiar en nuestro criterio a la hora de tomar decisiones. Pero si por el contrario, no somos tomados en cuenta, los demás eligen por nosotros, perdiendo ese nexo con nuestro interior, alejándonos de nuestros deseos y necesidades, acarreando inseguridades para tomar las riendas de nuestra vida.

“DECISIÓN Y AUTOESTIMA, están íntimamente ligados y con ella el equilibrio emocional.”

Una baja autoestima provoca inestabilidad, vacilación en nuestras emociones y un desconocimiento de nuestras necesidades. El efecto de todo esto es nefasto para la persona, porque bajo estas circunstancias, se focaliza hacia el exterior, nuestras iniciativas estarán bloqueadas porque nos sometemos a la opinión de los demás. La mirada del otro tiene un peso determinante en todo lo que hagamos.

Es importante que puedas darte un tiempo, el necesario, para contemplar tu interior y revisar cómo está tu propia valoración sobre vos misma/o. y preguntarnos:

· ¿Cuántas veces buscamos afuera aquello que deberíamos buscar en nuestro interior?

· ¿Cuántas veces nos olvidamos de conectarnos con nosotros mismos?

· ¿Cuántas veces intentamos ser como otros quieren que seamos?

· ¿Te quieres?

· ¿Te valoras?

· ¿Qué te gusta?

Éstas son algunas de las preguntas que podemos hacernos cada vez que nos percibamos tristes o que tengamos que tomar una decisión.

 

Qué hacer entonces?

 

Comprender que la autoestima no puede depender de tus resultados, porque éstos pueden ser positivos o negativos, ni mucho menos depender de alguien…está en uno como cualidad natural , es un estado interior de amor profundo por uno mismo y por los demás.

Por lo tanto todo empieza en uno mismo, anteponer nuestras propias necesidades no es un acto de egoísmo. “Todo lo que nos aleja de nosotros mismos es un gran acto de sabotaje a nuestro ser”. 

Si estás aquí porque tienes una autoestima baja o porque quieres mejorarla y sentirte mejor contigo mismo, te ofrecemos éste espacio para poder trabajarla.

Nos encantaría saber tu opinión y poder compartir tu experiencia .

Si algo de lo dicho anteriormente pudo movilizarte, revisar y registrar como te estás sintiendo, podemos decir que nuestro trabajo esta realizado y por eso te decimos: “Gracias por estar”.

Alicia y Roxana.